El proyecto Santo Domingo logró reducir 452 mil toneladas de dióxido de carbono